¡UNA VIDA DE VALOR, TIENE VALORES!

    En mi libro «Una Cita Contigo», menciono un experimento que se hizo hace algún tiempo, en donde se utilizaron dos manadas de Dóberman.

    A la manada 1 le pusieron un collar que desprendía unas descargas eléctricas cada vez que intentaban correr por instinto detrás de algún animal.
    A la manada 2 le dejaron actuar por instinto natural, por lo que cada vez que querían correr, podían.

    ¿Qué crees que pasó al final?
    Descubrieron que la manada cohibida desarrolló un 50% más de cáncer / tumores y otras enfermedades que la manada 2. Además, esos dóberman desarrollaron una actitud más triste y solitaria y, como consecuencia, tuvieron una vida más corta.

    ¿Por qué les hablo de esto?
    Sencillamente porque nosotros no somos tan distintos a los dóberman. Lamentablemente, muchos de nosotros desarrollamos enfermedades varias y vivimos eternamente buscando eso que nos falta y no sabemos ni porqué.
    Si tú, como yo, has pasado por fases de di-satisfacción en tu vida, tal vez sea el momento de que te preguntes cuáles son tus valores y si verdaderamente tu vida está alineada con ellos.
    Para explicarlo mejor, les voy a poner un ejemplo personal.
    Hace unos meses, cuando todavía estábamos en precampaña, algún partido político me ofreció la posibilidad de trabajar con ellos y por su puesto, me sentí muy halagada. Cuando llegué a casa y se lo comenté a mi marido, él me dijo:

    «Elena, ésta es una gran oportunidad para poder ayudar a muchas personas, pero cuidado porque tal vez tu situación actual no sea la más acertada en estos momentos para tanta responsabilidad».

    Eso me hizo pensar y entonces saqué un papel y bolígrafo y comencé a apuntar un listado con todos mis valores:
    1. Libertad (siempre empiezo por este valor)
    2. Crecimiento
    3. Contribución
    4. Paz
    5. Tranquilidad
    6. Tiempo libre para escribir
    7. Poder ir a Gran Canaria cada mes
    8. Etc.

    Cuando finalicé mi lista, en seguida me di cuenta de que, por ahora, mi marido tenía razón: la política no estaba alineada con mis valores. Como podrán ver, es cierto que si hubiera decidido empezar a hacer pinitos dentro de este mundo tan fascinante, hubiera tenido un gran crecimiento y podría haber contribuido muchísimo. Pero ¿Hubiera tenido paz? tal y como está el panorama, no lo creo. ¿Tranquilidad? ¿Libertad? ¿Tiempo para mí y mis viajes a Gran Canaria?
    Si estás en un punto de tu vida, en donde te sientes mal y no sabes por qué, te recomiendo encarecidamente que hagas este ejercicio, que, aunque parezca sencillo, es muy revelador.

    ¡Una vida de valor, tiene valores! | Macaronesia Fuerteventura
    Una vez tengas tus respuestas, podrás ver si bien has de hacer algún cambio en tu vida para ser un poco más feliz o si existe la posibilidad de cubrir esos valores que te faltan de algún otro modo.
    Para cualquier duda o consulta no dudes en ponerte en contacto conmigo en info@transcoaching.com ¡Y empieza a vivir ya una vida de valor con valores!