El tiempo NO lo cura todo

    Programa de crecimiento personal «Una Cita Contigo» por Elena H. Ghazale / Executive Coach

    L. R. Knost escribió:
    “No te quedes consternado por lo roto del mundo. Todo se puede romper y todo se puede arreglar. Pero no con el tiempo, como muchos creen, sino con la intención. Así que ve y ama intencionadamente, de forma extravagante, incondicional. Este mundo roto espera en la oscuridad por la luz que eres tú.”

    No podría estar más de acuerdo con Knost. Y es justamente por ello que la capacidad de recuperación ante una misma situación varía dependiendo de quien la esté viviendo. Y como no, tal y como hemos recalcado en ediciones anteriores, del significado que le demos a esa situación.

    El tiempo, tal y como yo lo veo, es flexible… porque a veces, media hora parece durar un minuto, y otras veces, 30 minutos pueden convertirse en la agonía de una larga espera. ¿A que tú también lo has vivido así?

    Hace unas pocas semanas, terminé de escribir una historia que se llama La Isla. Esta historia no es totalmente mía, ya que cuando era adolescente, mi amigo Ahmed, que trabajaba en la cámara de comercio para quienes yo solía traducir, me la contó. El cuento apenas duró 2 minutos, pero esos dos minutos se quedaron grabados en mi mente hasta el día de hoy. Sin embargo, en La Isla, el tiempo aparece como la salvación y hoy justamente antes de escribir este artículo he decidido cambiar el final y su enfoque.

    No importa cuánto tiempo pase, si decidimos vivir anclados al dolor y el sufrimiento, así será para toda la vida, y si decidimos normalizar y seguir adelante creando mejores emociones y asociaciones mentales ante lo que la vida nos depara, también será así.

    Por lo que hemos de entender que el dolor es el paso por un lugar o una situación no deseada; el sufrimiento, sin embargo, es quedarse en ese lugar indeseado a vivir. El duelo es el transporte que nos saca de ese sufrimiento y que nos permite superar ese dolor.

    Por supuesto que el tiempo es necesario, ya que nos da nuevas perspectivas y suaviza el efecto de ese dolor, pero el tiempo sin intención puede propiciar a una larga estancia en ese lugar que en vez de sumar, nos resta.

    Entonces…. ¿Tienes intención de salir de ese bucle doloroso o vas a esperar a que el tiempo lo haga por ti??

    Así que, si como yo, quieres un año extraordinario, escribe hoy mismo tus intenciones, y empieza ya a vivir la vida que te mereces. Y si además eres de los valientes, compártela conmigo en info@trans-coaching.com. Prometo leerlas todas y las historias más inspiradoras serán premiadas con una copia electrónica de mi libro “Una Cita Contigo”, para que puedas planear y ejecutar desde ya un 2020 fascinante y a tu manera.

    Con amor, Elena.