La cueva del llano, yacimiento paleontológico

    Cueva del Llano | Macaronesia Fuerteventura

    ¿Qué es la Cueva del Llano? Es un excepcional yacimiento paleontológico, un libro abierto del pasado de esta Isla, donde se han conservado restos de vertebrados de otros tiempos.

    Se trata de un tubo volcánico, de unos 648m. de longitud —que se estima  que pudiera desembocar en el mar—, que se originó hace casi un millón de años (época en la que acababa de nacer la Isla del Hierro); en algunas zonas el tubo llega a  tener anchuras de 7 a 12m. y alturas de 3 a 5m. (llegando a 7m. en algún punto). La cueva se ha comportado como sumidero de las aguas pluviales de la zona, ya que, debido al derrumbamiento de una parte de su techo, se formó el Jameo que da entrada a la misma y por el cual se colaron durante años corrientes de agua y barro, que arrastraron sedimentos de diferentes etapas y restos de animales que actualmente están fosilizados (como el ratón de lava, un roedor  endémico de Canarias y extinto en las Islas, pero que existió en Fuerteventura hace más de siete mil años). Sus paredes, carcomidas por el paso del tiempo, conservan todavía marcas de este barro; gracias a esto, los científicos disponen de muestras para investigar el pasado bioclimático de esta Isla.

    Formación

    Una de las erupciones del volcán Montaña de Escanfraga, hace 900.000 años, provocó un largo río de lava  que, en contacto con el aire, empezó a solidificarse en la superficie, mientras que en el interior la lava continuaba fluyendo, más rápida en las zonas de pendiente y lentamente en las partes más planas.  La lava seguía fluida, aislada térmicamente por la cubierta solidificada y descendiendo en dirección al mar, mientras el volcán de Escanfraga continuaba emitiendo lava. Una vez que se detuvo la erupción, el túnel se fue vaciando hasta dejar el tubo de grandes dimensiones que conocemos en nuestros días.

    Un habitante excepcional

    La Cueva del Llano es el único lugar en el mundo donde habita una de las especies más extraordinarias de la fauna invertebrada canaria: opilión Maiorerus randoi. Se trata de un pequeño arácnido (sólo mide unos milímetros de largo) que se ha adaptado a vivir en la oscuridad, perdiendo la pigmentación y la vista —se ha vuelto amarillento, casi transparente, y usa dos de sus patas delanteras como bastones de ciego—. Se piensa que los ancestros de este arácnido llegaron a Canarias en épocas más húmedas, hace millones de años, y vivirían en la superficie. Con el cambio de clima descendieron a la Cueva, en busca de un hábitat más idóneo. Son omnívoros y depredadores, se alimentan de pequeños invertebrados y todo tipo de material vegetal, incluso hongos que crecen sobre las paredes de la cueva. Para la conservación de este arácnido, así como del conjunto del ecosistema, se han adoptado medidas de seguridad, permitiendo el acceso únicamente a los primeros 400 m. de la cueva y controlando la humedad del ambiente.

    La Cueva del Llano, es un Centro de Interpretación que supone un monumento de la naturaleza. Un lugar excepcional para comprender la evolución del clima en la Isla dándote un paseo por uno de los tubos volcánicos más antiguos y más naturales de Canarias.
    CONSULTA en la página de MUSEOS, SI EN EL MOMENTO EN EL QUE VISITAS FUERTEVENTURA LA CUEVA DEL LLANO ESTÁ ABIERTO, pues es habitial que el tubo volcánico este cerrado debido a desprendimientos en la entrada. Por su seguridad está prohibido el acceso.

    La Cueva del Llano | Macaronesia Fuerteventura